µempresario

Hace días que no escribo acá... anteayer me dieron ganas de empezar, pero no alcancé a llegar a las cinco líneas y me distraje con otra cosa. Es que esta semana ha tenido algo especial, o sea, no sé, tal vez sólo sean tonteras y estoy usando mal la palabra especial.

Todo comenzó hace unas dos o tres semanas, cuando conversando con Franco concluímos que teníamos que hacer algo, un negocio, una microempresa, desarrollar una idea... la que fuera. El nombre clave y oficial sería Almacén de Ideas, ese nombre yo ya lo había ocupado en un proyecto abortado que iba a hacer con mi mamá y sus creaciones visuales y, para la idea que ahora comenzaríamos quedaba excelente. El Almacén de Ideas sería una tienda de objetos inútiles e inverosímiles que funcionaría única y exclusivamente vía internet... así que me propuse hacer un sitio cómodo, navegable y amistoso con el usuario para que sirviese de plataforma para el proyecto; cuando estuvo listo, entramos con Franco en la fase dos, que correspondía a pensar en que cosas ofertar... nada claro concluímos en todas las divagaciones, hasta que de un momento a otro la chispa creativa se vino encima: Franco creo el concepto Saleros de Mierda mientras, yo por mi parte, elaboré la idea de unas Postales Idiotas. A las postales les hice una descripción, hice unas galerías con imágenes seleccionadas y me senté a esperar a que llegaran compradores... ah, además, puse un pequeño aviso en el MarketPlace de Facebook. La semana pasada, acá en mi casa, comenzamos a dar forma real a los saleros (prototipos); la creación de saleros se quedó un poco estancada y el proyecto Almacén de Ideas se estaba tornando quieto.. hasta el lunes de esta semana, día en que, tras llegar a media tarde de la universidad, reviso mi mail y veo que hay un pedido de postales. Inocente e ilusionado, respondí el correo, feliz porque iba a vender algo o, por lo menos, a alguien se le había pasado la idea de comprarme algo. En mi mail de respuesta incluí mi teléfono celular, que sonó menos de un minuto después de haber clickeado 'send mail'. Poco a poco me fui dando cuenta de que, en realidad no era un comprador el que se había contactado conmigo, sino un... periodista de Las Últimas Noticias que había visto el anuncio en Facebook y quería hacer una nota sobre la venta de weás raras por internet y, sí, queridos lectores, el conejillo comentado sería yo. Le expliqué que las postales están en el contexto del Almacén de Ideas, donde también otros artículos extraños y prescindibles estarían pronto a la venta, así que le pedí que me diera un poco de tiempo para habilitar más cosas y así todos ganabamos: el tenía una nota más hilarante aun y el Almacén recibía promoción más amplia. Hoy en la mañana, revisé mi correo y había nuevamente un correo de Hernán (el periodista), preguntándome que 'como anda el asunto de las postales'. Hablamos por teléfono y me comentó que le atraía mucho el asunto de las postales (más que el Almacén entero) y que, escribiría sólo de las postales, así que le envié unas imágenes vía mail y mañana (viernes 14 de marzo) o el lunes, el me llamará para hacerme una entrevista que, obviamente... saldrá en Las Últimas Noticias.
Es súper gracioso todo, por que la idea de las postales y el proyecto del Almacén de Ideas nació y siempre fue considerado como algo piola, como algo que iba a obvia perdida. Quizá vender una que otra cosa a algún conocido, pero nunca ser promocionado en un medio masivo y, ahora, de un momento a otro un diario súper leído que llega a todo Chile y está disponible día a día en internet viene y ofrece nada más y nada menos que un artículo que, no nos engañemos, es una excelente publicidad (superado, obvio, por la publicidad propiamente tal).
Pero, al parecer no todo podía conjugarse para ser tan bueno... por que ahora, tengo la leve impresión de que Franco está un poco molesto conmigo, porque quizá mal entendió algo que le dije por teléfono (sobre que nos pusieramos de verdad las pilas). Espero que sea una paranoia mía, pero que cuando hablamos por MSN haya sido súper cortante me hace pensar que tan paranoico no soy. En fin... hoy es hoy y mañana es mañana. Al pan, pan y al vino, vino... los saleros de mierda los terminé de hacer hoy y las fotos promocionales ya están en el sitio.

Algunas cosillas que he mencionado:
+ Almacén de Ideas
+ Saleros de Mierda
+ Las últimas noticias
+ Anuncio en Facebook

De todos modos y, no es que desconfíe de Hernán, el artículo en el diario no lo creeré hasta verlo yo mismo... ya, si igual, no todos los días sale un artículo de una idea de uno en el diario.

1 comentario(s):

Signalsoucoupe dijo...

Que buena usanza camilo wn!

genial lo del almacén y ojalá que salga lo del reportaje!

Nos vemos capitáncamirriakiu