Sugerir

En la clase de Introducción al Derecho nos dijeron que las leyes son imperativas y no sugerentes, la capacidad de ser imperativas es la coercibilidad, es decir, la coacción en potencia, el castigo por el no cumplimiento de la norma... pero el otro día, mientras miraba el mar, me pregunté ¿porqué no pueden ser sugerentes las leyes? a mi mente, inmediatamente vino un recuerdo vago, de algo que leí o escuché por ahí, de que hay países donde las normas de tránsito son súper poco vigiladas y, a diferencia de Chile, pasarse un semáforo en rojo jamás sería considerada una falta grave sino apenas una pequeñísia infracción, equivalente quizá a que un peatón se siente en el pasto. Entonces, el cumplimiento de la norma que dice que hay que detenerse en la luz roja del semáforo no responde al temor de ser sancionado sino que simplemente se cumple porque es la norma... ahora viene el dato notable y que, inicia mi cuestionamiento sobre la inpajaritable imperatividad de las leyes: los accidentes son súper pocos, significativamente menos que en los países, como Chile, donde se castiga terriblemente a las infracciones de tránsito. Me inclino a pensar que este fenómeno se debe a que, al saber todos que nadie respeta tanto los semáforos tienen cuidado de mirar para los lados aun cuando están con luz verde... ojo, no es que en esos lugares exista una anarquía del tránsito, porque las normas se cumplen igual, sólo que no se presuponen cumplidas por todos, como en los sistemas basados en la coercibilidad, donde el incentivo para cumplir las normas es el castigo que hay y no el sólo cumplimiento, para que todo esté bien y ordenado.
Creo mucho que el ejemplo del semáforo es aplicable a muchísimas cosas más y pienso que sería genial vivir así... estoy convencido de que somos muchos los que vivimos y pensamos bien. Claro que no somos todos... hmmm ¿a esto se habrá referido Rousseau con el tercer estado?

Los Aristócratas

Hace un tiempo, mi amigo Wala me comentó de que se había enterado de un chiste gringo clásico sobre los aristócratas. No caché mucho en esa ocasión, peri quedó guardado en mi memoria temporal. Harto tiempo después, hace unos días, mi mamá me comentó de que había visto un programa terrible en el HBO, que se llamaba Los Aristócratas y se trataba de una seguidilla de chistes groserísimos, aberrantes, obcenos y terribles que incluían coprofagia, pedofilia, zoofilia, racismo, insultos, humillaciones, vejaciones, incestos y etcétera... el asunto, es que era todo horrible pero causaba mucha gracia, precisamente por lo horrible e inesperado que es el chiste, además que como es dinámico, nunca es igual y la desesperación de ver que quien lo está contando no para nunca de decir asquerosidades llega al extremo de producir risa nerviosa que puede derivar en estrepitosas carcajadas.
Hace unos días, estaba viendo tele en la noche y pillé Los Aristócratas. Ahora, ya en Santiago (con la comodidad de no estar en un ciber) busqué más info y entendí bien todo.
Resulta que se trata de un chiste que siempre empieza de la misma forma, pero en la parte de el medio cambia. ¿La estructura? La siguiente:

  • Una familia va a una agencia de talentos, se presentan con el agente y el padre de la familia le dice que quiere que él los represente con su actuación familiar. El agente se niega, porque los shows de familias son muy aburridos. La mamá le pide que por favor, al menos vea su actuación y el agente, al ver la cara apenada de los hijitos, acepta.
  • Acá, el chiste siempre cambia. Pero el elemento en común es que la familia empieza a hacer cosas horribles: el padre viola a la hija mientras ella come la mierda de su hermano que le mete la mano en el culo al abuelo que, a su vez vomita en la boca de la mamá y etcétera y etcétera.
  • La familia termina su show y el agente, impresionado (casi más que los que están escuchando el chiste) les pregunta "Y ¿Cómo se llama el acto?" toda la familia responde al unísono: Los Aristócratas.
Al leerlo, tal vez no resulta tan chistoso, sino apenas grotesco, aburrido y predecible... pero, piénsalo de nuevo... ¿no te provoca un poco de curiosidad oir tanta mierda junta? Apuesto a que sí. En Youtube hay sólo un chiste de Los Aristócratas, lo cuenta un mexicano que a cada rato dice huey no lo cuenta muy bien, pero se capta la idea. Quizá, viéndolo en un escritorio, estándo solo y atento a unas ventanitas de MSN no cause mucha gracia... ¿Pero en medio de una reunión de amigos? Vean la reacción del publico del chavo que cuenta el chiste. Click acá para el video.
Ahora, para terminar, no puedo dejar de preguntarme ¿Por qué Los Aristócratas? Se me ocurre que se debe al clásico rencor de clases, entonces si hay que reírse de alguien, riámonos de los que pertenecen al primer quintil (20% de la sociedad que tiene el 60% del dinero del país). De todos modos, sea cual sea el nombre del acto, igual lo gracioso es ver cual es el límite de crear aberraciones de una persona.

Viaje al Valle del Elqui, con extensión al Valle del Limarí 2008

Ok, estimados. Mi viaje ha terminado y ha llegado el momento de hacer lo que hace tiempo quería hacer, pero que aun no podía porque, claro, aun no había viajado: contar el viaje.

Día 0
Salgo en la mañana (7.00) en bicicleta, pedaleo hasta las 11 y algo, cuando llevo unos 57km recorridos decido regresar al punto de partida, porque el equipaje iba rozando la rueda y era inarreglable, porque mi bici no tiene parrilla ni nada, entonces todo iba colgando a la mala.
Cuando lleguè a la casa, me puse a ordenar otra mochila màs grande, porque no me iba a quedar con las ganas de viajar.

Día 1
Parto en la noche en un bus que me lleva directo a La Serena, pasando por Ovalle antes. Llego al terminal de buses de La Serena súper temprano, antes de que amanezca y rápidamente encuentro un bus que me lleva hasta Vicuña. A Vicuña hago llegada como a las 7:00 y, tras esperar unos 15 minutos en el terminal de buses, tomo un interurbano hasta Pisco Elqui. En Pisco busco un camping y llego a uno que se llama El Olivo, que es sùper piola y tiene piscina. Paso toda la tarde en la piscina, mirando los cerros intimidantemente gigantes del valle del Elqui y en la tarde intento prender una fogata para cocinarme unos fideos... pero nunca lo conseguí, porque el camping era tan ordenadito, tan familiar, que no tenía malezas, troncos o cosas para hacer fogatas. Resignado y con hambre, voy a comprarme una empanada y así aprovezco de conocer un poco el pueblo. ¿En resumen? Pisco Elqui es una aldeíta onderísima y cara.

Día 2
Temprano en la mañana me despierto, armo la carpa y todas las cosas y parto caminando hacia Monte Grande para, desde ahí, ir a Cochiguaz y luego más arriba, hasta El Colorado. Cuando llegué a Monte Grande (a píe) vi que, a lo lejos venían llegando dos chicos en una camioneta que los había traído seguramente a dedo. Estuve un rato sentado en la plaza de Monte Grande (donde hay una estatua de Gabriela Mistral donde toda la gente se saca fotos al pasar) y luego partí a píe por el camino que lleva a Cochiguaz. Caminé más de 6km, hasta que pasó una camioneta que se detuvo ante mi implorante pulgar. Me fui en el pick-up, donde además ya habían unas mochilas y, sentados con el conductor... los chicos que había visto en Monte Grande. La camioneta nos dejó en una parte que se llamaba "El Rancho" y, apenas caminamos unos cinco minutos, otra camioneta se detuvo para llevarnos. Ahora, nos fuimos los tres en el pick-up conversando. Ellos se llamaban Daniel y Javiera, eran pololos e iban a Río Mágico donde se iban a encontrar con unos amigos que habían llegado el día anterior. Me invitaron a ir con ellos y, como yo no andaba con destino fijo, acepté.
Llegamos a Río Mágico, caminamos hasta encontrar al grupo de amigos y ahí, me presenté un poco y armé la carpa. Después, me fui a bañar en el río, casi toda la tarde. Después comer y luego dormir. En la noche, hicimos una fogata y Daniel tocó canciones de fogatat con su guitarra... todos cantaban. Quise cantar también... pero no me sabía casi ninguna canción!!

Día 3
Desperté a una hora decente, ni muy temprano ni muy tarde. El día fue súper plano... bañarse en el río, juntar leña para la noche, comer, caminar, mirar el cielo y los alrededores. En la noche otra fogata... tampoco pude cantar mucho. Me dormí temprano, porque al día siguiente saldría lo más temprano posible, caminando hacia El Colorado, el ultimo puntito en el camino que va siguiendo el río Cochiguaz. Fueron 4km en constante ascenso pero que no fueron tan terribles porque como salí temprano el sol no me pegó tan fuerte. Finalmente, llegué a donde quería llegar, el Camping Cochiguaz, donde mi mamá había ido el año antepasado y me aconsejó mucho que fuera... tenía razón. Es hermoso, absolutamente conmocionante todo. El viento, el río, los cerros, el cielo de imposible color azul. El ambiente era súper distinto a Río Mágico, donde todo era carrete a toda hora; en Cochiguaz, la calma estaba en todos lados, la gente tranquila caminaba bajo la sombra de los árboles. Comí carne de cabrito, más por curiosidad que por hambre, acompañado de una tortilla asada que me sirvió para degustar varios pebres que me ofrecieron los dueños, junto con una amena conversación. Me dormí como a las 19:00 y dejé el despertador a las 3:00. Cuando sonó el despertador, fue el único ruido que hubo. El camping completo en penumbras, la unica posible iluminación eran las estrellas, que sin ninguna luz cerca se veían simplemente soberbias. El cielo parecía caerse sobre uno, las estrellas, hasta la más pequeñita podía distinguirse... fue excelente. Estuve más de media hora tirado en el suelo observándolas, hasta que me empezó a dar sueño y me fui a la carpa, porque si me quedaba dormido ahí, a un lado del río despertaría resfríado y, obviamente, esa no era la idea.

Día 4
Partí del camping Cochiguaz en la mañana, no tan temprano como el día anterior, pero lo suficientemente temprano como para que el sol no fuese malvado conmigo. Caminé hasta Cochiguaz (el pueblo) y seguí caminando para abajo. En el camino, conocí a Carola, que estaba acampando en Río Mágico, que iba a Monte Grande a comprar y que también andaba sola viajando. Conversamos mientras caminabamos y un furgón con unas personas de Calera de Tango, súper conversadoras y simpàticas se detuvo y nos ofreció llevarnos hasta Monte Grande, donde ellos iban a comprar. Obvio que aceptamos. En Monte Grande me despedí de todos y comencé a caminar de nuevo, ahora el sol estaba màs pesado y lo notaba... además, que caminé bastante más que en la mañana sin que ningún vehículo se detuviese para llevarme, al pedido de mi inquebrantable pulgar levantado. Tras caminar unos 10km, una camioneta roja se detuvo. Ya llevaban a dos mochileros más en el pickup y otros dos en la cabina. Era una pareja de unos 50 y tantos súper amables, simpáticos y buenos para conversar que nos hablaron hasta de que no les caía muy bien el novio de la hija de ellos, pasando por supuesto, por enseñanzas filtradas, recuerdos de juventud polola y etcétera. Eran de San Fernando y, según contaron, cuando eran jóvenes salían a pasear por los alrededores y cuando regresaban hacían dedo y casi nunca les paraban, desde ese tiempo se dijero que, cuando ellos anduvieran en vehículo llevarían a todos los que les pidieran. Ellos iban hasta La Serena, así que me fui con ellos hasta allá donde iría a tomar un bus y regresaría a Los Vilos, terminando mi viaje que a esas alturas ya me tenía ultra feliz.
Cuando aun iba en la camioneta, suena mi celular. Era mi mamá, que me preguntaba por mi paradero. Le conté que me iría a La Serena y luego a Los Vilos. Al rato después, vuelve a sonar el celular; era mi tío Ricardo que me dijo que se contactaría con un amigo suyo que vive en La Serena, para que pasase la noche ahí. La camioneta me dejó en La Serena, ahí caminé un rato, conociendo. Luego me contacté con el amigo de mi tío, Mauricio Gleisner, que me dió las instrucciones para llegar a su casa en un colectivo. Súper amable fue el, su hija y su esposa conmigo. Me duché (lo necesitaba), lavé algo de ropa, comí y dormí por primera vez en el viaje, bajo un techo sólido y sobre una superficie blanda. En la noche, me llevaron al centro, para que conociera más la ciudad, la Plaza de Armas y luego la Avenida del Mar, que recorrimos sólo un tramo porque había un taco digno de Santiago.

Día 5
Ya que estaba en La Serena, quise ir al Parque Nacional Fray Jorge. Desperté en la mañana y salí de la casa cargando sólo una chaqueta y una bolsa con frutas y jugo que, la noche anterior, amablemente Carola (esposa de Mauricio) me había preparado. Caminé de la casa hasta la carretera y, luego por la carretera me fui haciendo dedo y caminando... caminé bastante rato. Bastante rato. Bastante rato... llegué hasta la entrada norte de La Herradura, cuando ya eran las 11 y tanto. Me rendí y volví a la casa, un poco frustrado. Cuando llegué, estuve un rato en el computador de la casa y luego almorzamos. Un rato más tarde llegó Mauricio y, tras Tras despedirme de todos, me fue a dejar al terminal de buses. Mi viaje había terminado y regresaría a Los Vilos. Me bajé en la entrada del terminal de buses y Mauricio se fue. Entré al terminal, buscando pasajes para Los Vilos. Todos caros y ninguno salía pronto... empecé a caminar por la loza, y me puse a conversar con un chófer de un bus interurbano que iba a Ovalle. Ovalle... mi nuevo destino. Desde el bus, cuando ya iba saliendo de La Serena le envié a mi mamá un mensaje que decía: "En La Serena no hay boletos para Los Vilos, me encontré con un bus a Ovalle y... me voy a Ovalle". Cuando llegué a la seca y de opacos colores ciudad de Ovalle busque una oficina de turismo que no tardé en encontrar. Ahí me dieron informaciones varias, sobre campings, paseos en los alrededores y etcétera. Decidí ir al Parque Tamelcura, que queda al lado del embalse La Paloma. Cuando llegué ahí iba a armar la carpa, pero antes quería hacer una fogata... y fue en ese momento en que me percaté de que no me quedaban fósforos y el encendedor estaba muerto. Así que caminé hasta otro grupo de campistas para pedirles fuego. Cuento corto, tras el prestamo de fósforos y una breve conversación, me invitaron a instalarme junto con ellos. Nada me lo impedían y además, sería entretenido compartir con más gente. Además, eran súper simpáticos. Cuando volví con mi equipaje, carpa y saco, me presenté bien y ellos también. Eran Mauricio, Fabiola su polola, Camila hija de Mauricio y Bastián, sobrino de Mauricio. Me convidaron té, pan y cerveza... que Mauricio tenía harta y, a cada rato decía, que era como tonto pa' tomar chela!! Además claro, de la conversación nocturna, que estuvo de lo más variada, desde las actividades de cada uno, pasando por las fechorías escolares de la pequeña Camila y las travesuras de Bastián paseando en Mendoza hasta por como se mata a un chancho o a un cabrito.

Día 6
En la mañana, tras tomar té me fui del Parque Tamelcura, tras despedirme de Mauricio y familia, que fueron súper amables al invitarme. Y empecé a caminar hacia Ovalle, haciendo dedo, claro. Una camioneta me dejó en la Plaza de Armas. Ahí, mientras estaba sentado mirando un mapa, llegó una gitana ofreciendo contarme mi destino... me dio tanta risa. Mi destino, hasta donde yo sabía, era regresar hace dos días a Los Vilos y andaba en Ovalle de pura casualidad. Que me iba a interesar saber mi destino, viajar para cualquier lado, de cualquier forma y por cualquier motivo es mucho mejor. Caminé desde la Plaza de Armas de Ovalle unos 15km, nadie paraba, nadie... finalmente, una camioneta me avanzó hasta San Julián, donde simplemente no había nada. El horizonte era infinito para todos lados... y no pasaban ni autos. Caminé varias horas más y, finalmente me paró otra camioneta, que me dejó en la Ruta 5. Seguí caminando más, ya en un estado catastrófico, deshidratado a morir, cansado y con hambre. Nadie paraba... nadie. Finalmente, un furgón Volkswagen manejado por un calladísimo alemán de la ex-RDA se detuvo y me llevó hasta la entrada de Los Vilos. Caminé los últimos 4km con una sonrisa indescriptible, el viento chocaba con mi cara y yo, feliz, me acercaba de a poco a la cabaña. Donde mis abuelos estaban... claro que ellos no sabían que yo llegaría. Apenas llegué, una larga ducha y hartos fideos, además claro de un fuerte abrazo de mis tatas me recibieron. Estaba de vuelta, mi viaje había terminado.

Mi viaje al Valle del Elqui, con extensión al Limarí 2008

Algunas fotos

Resulta que la cámara de fotos se había perdido, mi mamá me llamó al celu dicíendome que sacara fotos, le dije que no recordaba haber guardado la cámara, que estaba en la casa. Me llama de nuevo, no estaba en la casa... hmmm drama a la distancia.
Hoy, cuando estaba empacando en el Camping Cochiguaz en El Colorado... tatáaaaan! ahí estaba la cámara. Así que hay poquitas fotos... uh! obligado a hacer el viaje de nuevo.

Próximamente

HOY COMO AYER, CLICK EN LA IMáGEN PARA AGRANDAR
Un pedacito de cielo, en El Colorado.Yo, al lado del río Cochiguaz.

Camino El Colorado - Cochiguaz
Camino El Colorado - Cochiguaz
Camino El Colorado - Cochiguaz
Camino Cochiguaz - Monte GrandeCamino Monte Grande - Vicuña
(en camioneta, que me llevó)
Camino Monte Grande - Vicuña
(en camioneta, que me llevó)
Camino Monte Grande - Vicuña
(en camioneta, que me llevó)
Camirrakiu en La Serena
con cara de ¡Llegué!

Casi lo olvido, Franco supuestamente iba a escribir acá cosas. Lo que yo le contara por telèfono o, por último elucubraciones suyas. No lo ha hecho. Ok, no importa... pero tenía que decirlo: no lo ha hecho.

Primer reporte.
Los Vilos, 7 de febero de 2008, 7.00 am.
Nuestro intrepido protagonista se alista para emprender el viaje, y cumplir el primer tramo del itinerario.
En los Vilos los reportes meteorologicos indican que habra una temperatura de 22 grados, con cielos despejados....definitivamente esto no sera impedimento para que el habil Camirrakiu, emprenda su rumbo. Firme y decidido, pedalea sin descanso, hasta las 12:30 del dia cuando de pronto, su agil, aguda, pero a veces contradictoria mente, lo llevan a tomar una rarisima decision.
Santiago, 12:49.
Su ufano narrador, se encontraba en un concurrido mall capitalino comprando un refrigerador (si, un refrigerador) cuando de pronto una vibracion lo estremecio...no era un temblor, era su celular, con un SMS enviado por nuestro heroico capitan de aventura. El SMS rezaba lo siguiente:
"Cachate esta: sali d vilos @ 7 am. Pedalee hasta 1230. Me aburri d andar en cleta y regresare a vilos, para vovler a salir. pero a pata. xxxxxx xx xxx xxxx xxxxx xx xxxx*. sldos"
Que!!!!!!!!???????.
¿Acaso las inclemencias climaticas ya habran socavado la fragil mente de nuestro estimado protagonista?. En cualquier caso, podemos tener confianza, en que la aventura emprendia sera llevada a cabo de manera heroica, y cumplida a cabalidad.
Quien sabe que noticias nos deparara nuestro impredecible camarada... o con quien o que se encontrara... Esto va tomando forma de Survivor Vanautu...perdon Los vilos. Nuestro heroe ya parece Ty Pennington con tanto entusiasmo acumulado.
¿Porque habra decidido caminar?, ¿es que acaso nuestro protagonista tiene un arrebato de Supermodelo y quiere tonificar su cuerpo y llegar convertido en un suerte de modelo de paco rabanne?.... Camirockyou....we trust in you.

Franco reportando.
Como ya quizas habeis leido, Camirrakiu ha decidido cambiar su ruta. Esto no significa que nuestros reportes no sigan en pie, o que todo haya fracasado. Tomen esto como una Ruta de Beringia de Tamara Acosta y el otro gayo xD, solo que mas local, con variaciones en el camino producto de los ataques de alguna tribu aborigen que quedo atrapada en algun islote luego de que todo se derritiera etc. o del clima...que más da.
Camilo, nuestro intrepido protagonista se dispone a llegar al Santuario de la Naturaleza, no se bien si querra hacerle las preguntas de rigor a la Madre Tierra, conversarle al viento o entonar la cancion de Pocahontas Colores en el Viento, pero lo que nos convoca a leer esto, es saber ¿lo lograra?, ¿que encontrara nuestro protagonista en aquellas desconocidas tierras?....¿Living with Fran seguira al aire?, ¿Paris Hilton y Nicole Richie, volveran a ser Amigas?, ¿Lindsay Lohan realmente era golpeada por su padre?.......averigualo AQUI!

Cambio de planes

No! no!
no me arrepentí y dejaré para siempre la bici tirada en una bodega! no es eso.
Ocurre que he estado contemplando opciones y posibilidades, y el viaje será igual que como lo tenía planeado, sólo hasta Ovalle, después de ahí pedalearé hacia la costa para ir a la reserva natural (¿?) Fray Jorge. Es muy bakn, según he leído. Ahí hay un clima de bosque valdiviano y eso que está a menos de 100km de La Serena! Los reportes por Franco siguen en píe, pero cambia la ruta. Es todo...

Ah, después de estar por ahí, me iré a lucir con mi bici y toda mi mala pinta cochina de punkrocker con +200km en ruta, a las playas de orejas largas que hay cerca de Coquimbo, entiéndase Tongoy, Guanaqueros, Las Tacas y Puerto Velero. Porque ¿que pasa? me meto donde quiero, la carretera es mía, cuando ando en mi cleta! Pasado mañana, viernes 8 de febrero, me subo a la cleta para no parar más.

Primer tramo: Los vilos - Illapel
Segundo tramo: Illapel - Combarbalá
Tercer tramo: Combarbalá - Ovalle
Cuarto tramo: Ovalle - Fray Jorge
Quinto tramo: Fray Jorge - La Serena

Sobre ir a Vicuña. hmmm... es lindo para allá, pero ya fui hace unos años y ¿pa que repetirse el plato?

Cada vez falta menos, Camilo Respira en Viaje Travel Attack Kicking Damn People's Ideas! Se puede viajar en bici... ¡sí, se puede!

probando