Walking on sunshine?

Fugaz, esa es la palabra. Mi mente controla mis ideas, mis ideas a mis pensamientos y mis pensamientos a mis sentimientos. Si algo se me ocurre, lo siento. Si se me deja de ocurrir, lo dejo de sentir.

Chena

Hoy estaba todo listo para ser un día fome, un domingo plano y somnoliento... un día de descanso, de retiro, de sosiego y reflexión, mas, fue por messenger que todo cambió. Con Franco nos dimos ánimos para hacer la excursión que hace días queríamos: subir el Chena. Nos coordinamos y, tras un fugaz almuerzo, monté a mi leal bicicleta y me transladé hasta la república de San Bernardo para ahí encontrar a mi bienestimado concófrade. Con pedaleo constante, conseguimos llegar hasta el Parque Metropolitano Sur, como un cartel reza en la entrada. Subimos las bicicletas empujándolas, luego tratamos de pedalear, pero la pendiente era demasiada... a ratos, conseguíamos pedalear, pero nunca más de doce metros. Pasamos por una vírgen, bajamos el cerrito, seguimos para adelante, amarramos las bicicletas a un poste y subimos la siguiente pendiente... la luz comenzaba a disiparse, el sol huía de nuestro dominio y, entre agitadas risas, con Franco comentabamos sobre lo genial que es ser adulto y andar solo en cualquier parte, además claro, de reparar en nuestra evidente irresponsabilidad de seguir subiendo aun cuando la luz era cada vez menos. Subimos, subimos y subimos... hasta que llegamos hasta las antenas repetidoras y vimos, con inmensa alegría, que arriba había gente a la que les pedimos agua (estabamos muertos de sed y hambre y no teníamos ninguna provisión). Tras beber el vital líquido de un tiesto azul de dudosa higiene, pero que con mucha amabilidad nos fue proporcionado, nos dispusimos a bajar. La luz ya era realmente esquiva, casi nula... pero en el cielo, imponente comenzaba a alumbrar la Luna, con su plateada iluminación que hace ver mounstros y zombies hasta en los más inocentes e inofensivos matorrales. Bajamos sin novedad, retomamos la carretera. Después, pasé a casa de Franco a tomar once y luego, regresé a mi hogar, para darme una merecida y necesitada ducha, además de tomar leche con plátano que mi mami me hizo.
Creo que estoy encontrando la neodroga que buscaba.

¿El perseguidor o el perseguido?

No, no me persiguen ni yo persigo personas, simplemente es un título. Igual, mi día estuvo tan lleno de cosas que me sentí perseguido... y atrapado.

7:00.- despierto y, a pesar de sólo haber dormido unas poquitas horas, me levanto hecho una bala. Pongo la estufa eléctrica en el baño y me quedo pegado ahí un rato. Luego, me baño y me acicalo.
8:30.- desayuno: un vaso de leche y medio pan con un cuarto de jamón... todo pequeño y austero, cual polaco inmigrante.
8:50.- mi mamá me deja en la estación Rojas Magallanes, el tren, si bien se detiene no es posible de ser abordado. Pierdo tres metros, obviamente, tras haber intentado empujar a los torpes usuarios y haber echado algunas puteadas. Ah, también patée una puerta. Finalmente, pude subir... cuando la puerta se cerró yo parecía sticker, pero no importaba: estaba arriba.
9.40.- llego a clases, el profesor revisa unas pruebas y mientras tanto, con Eric nos reímos de compañeros, sus tontas voces, torpes comentarios y existencias bobas.
11.50.- unos compañeros me invitan a jugar pool, frente a la falta de panoramas, acepté. Demás está decir que perdi categóricamente.
12:30.- encuentro a Beatriz en el casino y vamos a buscar a Franco y Camila, luego encontramos a Patricia. Supuestamente, esa iba a ser una reunión del grupo de debate, pero no fue tan así, sino que un rato de distensión, chistes rápidos (bueno, y algunos bastante sofisticados).
14:00.- entro a clases de Estudios Políticos, la materia bastante interesante y todo bien... pero la falta de alimento estaba causando merma en mi ya.
15:20.- salgo de clases (con Beatriz) y vamos a buscar a Franco. Ellos compran unos turrones y como algunos mendrugos.
15:35.- voy a la sala del taller electivo que tomé: Zonas Urbanas. Si bien, el ramo es bastante entretenido e interesante, me lo imaginé de otra manera... aun así, me gusta: aprenderé sobre el plano regulador metropolitano de Santiago, los objetivos que persigue y varias cosas más.
16:50.- se acaba el taller y acompaño a Franco a que espere a su amigo hasta las
17:40.- tomo el metro: Franco me presta el pase escolar de ed. básica que tiene y con el dinero con que yo iba a comprar el boleto compramos unos panecillos para combatir el hambre.
18:30.- llego a la casa y almuerzo. Recién en este momento siento mucho cansancio y me recuesto un rato en el sillón del living.
19:00.- me llama la Ariela al celu, quiere que salgamos un rato a pasear. A pesar de que estoy cansadísimo y un poco idiota, accedo, pensando "tomando un poco de aire me calmaré". Antes de salir, mi mamá me informa que tiene invitaciones para ir a escuchar Jazz y, hace extensiva a Ariela la invitación.
20:50.- subimos al auto y nos vamos a la SCD de P.Vespucio y escuchamos harto jazz rock fusión etc.
23:00.- se acaba la función, regresamos a la casa... como un poco, prendo el compu, reviso mail y unos foros y empiezo a escribir esto.
00:40.- termino de escribir acá.

El frío

Hoy pretendía escribir sobre el frío... pero, me puse a pensar, mientras me levantaba, que he escrito tantas veces sobre el frío. Que el frío en la frente cuando ando en bicicleta, que el frío en la piel cuando el viento me choca, que el frío que me envuelve cuando miro la cordillera hermosa, que el frío aquí y el frío allá.
Sí, es cierto, he convertido al frío en un lugar común mío. ¿Porqué será? ¿Serán ciertas las teorías de reencarnación y en otra vida fui un esquimal o, peor aun, morí en la erupción de un volcán, quemado por lava a mil grados? No sé, no lo descarto. Tal vez, sea que son recuerdos de mi lejana infancia en el sur (no es que haya pasado fríos así terribles, sino que en Temuco hace frío y, además, nunca me abrigaron como guagua pobre). También, puede ser que me guste el frío, porque el frío es como azul, el azul es como matemático y las matemáticas son racionales... ¿porque no?
Sea como sea, lo cierto es que el frío me gusta y el calor no. El calor me desagrada, me produce infelicidad e incomodidad. Contrariedad, esa es la palabra precisa.
Independientemente de que me guste el frío, creo que hay ciertas cosas relacionadas con él, que no me agradan en demasía... por ejemplo, todo el lío de las posibles elecciones se ha solucionado ya: en un pantanoso silencio, de nulo movimiento e incierto destino. Quizá, sólo fue el impetú del momento lo que me llevó a pensar en todo eso; como sea, el caso es que ya no. Y, a pesar de que la ausencia de esos líos pendejos están más cerca del frío que del calor, no me agradan demasiado... aunque, en realidad, sí. Sí, porque me dejan tranquilo y en un estado estático delicioso en que estoy ahora.
En realidad, este tiempo (este año, estos meses) han sido bien agradables para mí. Carentes de exabruptos emocionales y materiales, con un relativo buen rendimiento en la U, con una vida social amplia pero no absorvente, etc... además (y esto, asumo, ya es muy superficial, banal y frívolo), me regalaron un mp4 y ahora puedo andar escuchando música en todos lados, como cuando tenía el pendrive (que se me cayó andando en bicicleta y fue atropellado); y, mañana tendré lentes, que mis ojitos (debo reconocer) necesitaban mucho.
En fin... me siento bien.

Aun así, tengo la fome sensación de que me está faltando rock... cualquier día me pongo bototos y suspensores y voy a meterme a una tokata punk, a pegar combos y patadas, jugar un rato a ser un punki subnormal y luego regreso. Es como un restorán: distorsión a la carta.

Ah, por cierto... tengo frío en las piernas en este momento.

Sernac me responde

- ESTE ARTICULO SI BIEN PERTENECE A MI BLOG, FORMA PARTE DEL ARSENAL MEDIATICO DEL MOVIMIENTO FURIOSOS CICLISTAS, REYES DE LAS PISTAS E INELUDIBLE REFERENTE E INTERLOCUTOR VÁLIDO AL HABLAR DE CICLISMO URBANO EN SANTIAGO -

Hace unas semanas fui a la playa y llevé la bicicleta. Fui en bus, claro. En el viaje de ida no hubo problemas con el transporte de esta, pero para regresar desde allá sí. Conductores, primero que todo, sin respeto y mal agestados, se negaban uno tras otro a transportar bicicletas sin cobrar. Mi sentido común me dice que una bicicleta es igual a cualquier otro equipaje que yo pueda llevar, así que no tienen por qué cobrarme de más. Pero, ¿que importa el sentido común? tenemos al Derecho que fue creado por los hombres no para rendir culto a la justicia y a la equidad. No... sino para otorgar certeza y seguridad a quienes estamos adscritos en esta sociedad. Menos blablá y acá, copio pego la carta que envíe y luego, la que recibí de Sernac.

Consulta presentada:

La consultas que quiero hacerles son las siguientes:

1- Para efectos de transporte público ¿existe clasificación alguna entre las especies que una persona lleve?

2- ¿Una bicicleta tiene la misma condición de equipaje que una maleta grande?

3- ¿Los buses interurbanos están facultados realmente para cobrar por el transporte de bicicletas, siendo estas partes del equipaje de uno (y no un envío por separado)?

Agradezco de antemano su respuesta.
Atentamente, Camilo Villavicencio
RESPUESTA:
Junto con saludarle, y en virtud de los antecedentes que nos entrega en su consulta, podemos responder lo siguiente:

De acuerdo al decreto 212 del ministerio de transporte se establece en su Artículo 68°: "En los servicios rurales e interurbanos, cada pasajero tendrá derecho a llevar, libre de pago, hasta treinta kilos de equipaje, siempre que su volumen no exceda de 180 decímetros cúbicos. La conducción del exceso de equipaje y su tarifa será convencional." Y en su Artículo 70°: "El transporte de valijas, bultos y paquetes será de responsabilidad de las empresas cuando se lleven en la parrilla o en las cámaras portaequipajes, las que deberán entregar al pasajero un comprobante por cada bulto."

Por lo anteriormente citado informo a usted que el decreto se refiere tanto a maletas como a cualquier otra pertenencia que se transporte en los compartimientos porta equipajes de los buses, y por cada uno a usted deben entregarle un comprobante si todo lo que usted transporta supera el peso o el volumen que estipula el decreto, se debe pagar una tarifa que se fijara convencionalmente.

La presentación realizada por usted nos confirma que el objetivo de construir un Chile más justo y solidario en materia de consumo es tarea de todos.
Se despide, atentamente.
Centros de Consultas Sernac

Fusión, con fusión.

Son como varias ideas las que se me cruzan por la mente, para nada excluyentes, según mi punto de vista, pero ocurre que la lista crece y crece y es como si fuese uno de esos años de teenager con esos deliciosos atados de jovencito con jovencitas, nada concreto, todo basado en suposiciones. Pero, que dentro de todo, algo de posibles tienen. Es como en esas esquinas con punta de diamante y se juntan varias calles y como que un impulso tonto me dice que tome alguna de las vías o, definitivamente, me devuelva... pero ¿y si quiero tomar todas las vías, o al menos dos? total, si me la puedo ¿cual es el problema? Creo saber la respuesta y... es super simple, es como las funciones que una imágen puede tener más de una preimagen, pero no viceversa y yo, desde mi posición de preimagen parece que no puedo tener más imágenes porque... porque... porque a las imágenes no les gusta no ser las únicas. Pero esto, tampoco me consta, porque este caso especial, aun no lo estudio en terreno y no conozco todas las variantes, los factores influyentes, los alicientes ni los contras que cada imagen puede tener. ¿Y? ¿Que importa? Si, al final, hay que buscar el placer inmediato, es el hic et nunc el que opera. Pero tampoco quiero tirar y abrazarme a la primera opción que salga por delante, porque creo que la que es más probable que sea no es la que más quiero y, con mi desplante sorprendente malo que suelo tener en cuenrtas ocasiones, capaz que me meta en un lío del que sea muy dificil de salir. Pero ¿y si es esa opción la que quiero? El problema, es que exigiría prioridad sino exclusividad, lo que me obligará a dejar de lado a las otras opciones, que tendrán que quedarse ahí... dando vueltas a la espera o, peor aun, descartándome como opción, lo que me eliminaría finalmente de sus mapas y mi capacidad de contener a más de una imagen no sería utilizada y yo me quedaría con esa maldita sensación que tan bien conozco de "que hubiera pasado si yo...". Por ahí leí (o escuché quizá) que es peor arrepentirse de cosas que uno hizo que de las que no hizo y, a pesar de que esa clase de frases se puede esperar de gente que, nosé, escuche la radio pudahuel, vea pasiones, disfrute con las teleseries y sea en general bien mediocre, le encuentro tanto sentido que me llega a asustar.
Cuando comencé a escribir, tenía en mente sólo tres vías... en este rato, mientras escribía, simultáneamente pensé en las otras vías y, con mucho susto e impresión me percato de que ya no son tres sino cinco. Es terrible parece, la lista crece intrépida y yo me quedo así, pensativo y mirando el cielo, las nubes y la cordillera que tan lindas suelo verlas.
Y ahora, que consigo contar siete posibilidades me pongo a pensar más... a descartar, a decantar ideas y resulta que como que una tras otra de las opciones se va diluyendo... porque no me siento lo suficientemente guachón como para tener efectivamente, a seis minas pensando en mí. Que cabrón he sido, que cabrón... que fea mi actitud. Ya no estoy confuso, estoy ofuscado, y conmigo mismo, porque no puedo ser tan canalla de considerar a personas que potencialmente querrían estar cerca mío como meros números, como frías estadísticas. No! definitivamente soy ingustable, soy un canalla hedonista.
Aunque... tal vez no sea el único. Revisaré en la creciente lista, en una de esas, hay alguien que sea tan o más terrible que yo. ¿Porqué no?

El emocionante Stop Motion

Hace unos tres años, cuando me regalaron la webcam hice Stop Motion. ¿Que qué es el Stop Motion? Es el nombre técnico de la animación cuadro a cuadro, que funciona de la siguiente manera: se saca una serie de fotografías consiguientes unas de otras, luego se unen y se muestran una tras otra con una frecuencia determinada. Las imágenes las conseguía con la webcam, el estudio era, por supuesto, la pieza del computador, donde hice varias maquetas muy muy amateurs, con desechos, pedacitos de maderas, plásticos, etc. Con plasticina hacía personajes y por lo general eran historias muy muy simples, que nunca superaban los 30 segundos. Esta técnica que tanta satisfacción me producía (basicamente, por el sólo hecho de que funcionaba) me hizo inclusive dudar de mi vocación y se me llegó a pasar por la mente estudiar cine, animación o alguna cosa así. Pasaba mucho tiempo en internet buscando información, datos, consejos y cosas cualquieras relacionadas con el Stop Motion, aun cuando yo estaba consciente de que ya todo lo que se podia saber de eso ya lo sabía... es que es TAN elemental, que no hay mucho más que pueda aprenderse, sino algunos trucos de iluminación y cosas así. Fue en esa búsqueda frenética que conseguí llegar a un nombre: Ladislaw Starewicz. Un ruso que vivió casi toda su vida en Francia, entomólogo por profesión y cineasta por afición. Fue el primero en unir imágenes una tras otra obtenidas de manera independiente en pequeños films de nunca más de 15 minutos. Dado que el estudiaba insectos, eran estos precisamente los protagonistas de sus historias. Por supuesto que era todo en blanco y negro (en realidad, en sepia amarillento y negro) y acompañado por música. Realmente, lo encontré buenísimo, con doble mérito: el haber sido el primer cineasta de Stop Motion y de conseguir una fluidez en los movimientos de los personajes muy buena. Ah, casi lo olvido, pero ya podrían haberlo intuído, Starewicz es de principios de siglo veinte.
Cuando me enteré de él y de sus cortos, comencé una busqueda incesante en internet de alguna filmación... pero nada. Con suerte, pillé algunos extractos de veinte segundos y nada más. Ni hablar de youtube... no existía aun.
Pero ahora existe y... ¡Sí! Hay films enteros de Starewicz. A continuación les dejo Froland de 1922.


Tengo ganas de empezar a hacer Stop Motion de nuevo... sí, y creo que lo haré. Tal vez, este fin de semana.

Tantas cosas

Hace días que no escribo nada acá... pero no, amiguitos imaginarios, no los he olvidado ni tampoco pretendo dejar de escribir acá. En los últimos días me han pasado quizá varias cosas... o a lo mejor, nada. Uds sabrán, ya creo yo.

  1. Este lunes entré a clases nuevamente... y me gustó mucho, porque ya lelvaba mucho tiempo en vacaciones.
  2. Inicie el proyecto Almacén de Ideas, que en un principio iba a ser un sitio para mi mamá pusiera imágenes de sus dibujos y creaciones varias... finalmente, en el sitio también salen algunas ocasionales creaciones mías y, supuestamente, también iba a participar el Wala (y de hecho, tiene acceso y todo), pero no veo que le interese demasiado. En fin, allá el. De todos modos, dudo que el sitio no se transforme próximamente, y sea como esos sitios de neoartistas noreuropeos, que sacan fotos de sus piezas con sus creaciones ahí, etc (tipo kulturklinik). Ir al Almacén de Ideas.
  3. Quise cambiar el diseño del blog, pero ya me arrepentí.
  4. El sábado pasado creé un terrario. En un frasco, con tierra del antejardín, unas semillas de poroto y otras de lentejas y, además, un minihelecho que encontré por ahí. Lo bonito de esto, es que el lunes, después de volver de clases, fui a ver mi terrario y descubrí con mucha alegría que andaba un chanchito de tierra y dos gusanos (que, obviamente, venían en la tierra del antejardín pero yo no los había visto). El Chanchito se llama Jonás y los gusanos Alí e Isaac (uno musulman y otro judío, para que peleen por el reino de su pequeña biofera: el terrario).
  5. El domingo salí en la tele, porque el canal 11 fue a cubrir la inauguración de un estacionamiento de bicis que hicieron en el 14 de vicuña y yo salí como representante de los furiosos ciclistas (jaja, con saludos del alcalde, discurso en el escenario y cosas así bien pantalleras). En la muni de la Florida tienen mi número para contactar a los Furiosos Ciclistas, para cualquier cosa... así que si hay algo relacionado con cletas en la comuna, lo sabré antes. Jaj! Ver reportaje CHV en youtube.
  6. En la playa se me quedaron los cds, así que ahora que no tengo ni pendrive ni discman utilizable (porque lo tengo, pero no discos que escuchar), he sacado del cajón milenario mi personal walkman... sí! ese con casets y que para retroceder las canciones, tengo dos opciones: hacer mierda la pila o recurrir al fiel y compatible lápiz bic. (casi siempre uso el lápiz sí... jaja, y se ve tan anacrónico, que me fascina).
  7. Con algunos compañeros (ciertos compañeros) iniciaremos un grupo de debate, para la sociedad de debate de la U. Nos juntaremos todas las semanas a ensayar, conocernos, explotarnos y herir nuestros egos... todo para ganar, ganar y ganar... porque se pueden meter con nosotros, pero no con nuestros niños (lo siento, chistes comprensibles sólo por el grupo).
  8. En estas vacaciones, en que he tenido tanto tiempo para pensar en variados temas, he resuelto que definitivamente el fuego es una divinidad, que merece mi devoción y fé. Por supuesto que a nadie me daré el trabajo de explicar mucho los motivos y los ídolos a los que sigo.

Basiacamente en esose resumen mis vacaciones... demás qua muchas cosas faltan... pero ¿para que perpetuarlas e mi blog.

Borracho Pete

Hace unos minutos, estaba sentado en una plaza con el Frank y el Narquito y de pronto llegó un hombrecillo tambaleándose. Borracho, obvio. Nos pidió plata y luego declamó el texto que a continuación os dejo:


Uno quiere de repente fumar, tomar y nunca hay que aprovecharse... ¿'toi curaíto? Sí. No, si tu te reí, no, pero ¿sabí porqué? porque, mira, yo me quiero tomar un copete, ya un copete. ¿Y este weón es puntúo? Por eso te digo, si yo me voy a tomarme un copete, cuando yo lo compre y ahí yo voy a venir. Si están aquí, cuando yo llegue allá, voy a venir pa'ca. A lo mejor va a ser una weá más barata que la cresta... y, ahí, si quieren toman y el que no quiere no. Pero yo... lo voy a traer, cachai. Si están, el que quiere, quiere y el que no quiere no toma. Y eso es mío, si dijera que mis viejos me enseñaron, ellos dicen 'este weón vale una mierda', si yo les dijera que mi hijos me enseñaron, dicen 'este weón una mierda'. Nunca queda nadie conforme con lo que uno es. Uno es sólo como es nomá. Lo que uno cree, lo que uno cree lo que enseñan los que lo ven a uno. Por ejemplo, como estoy yo aquí, veí compare, tení cien pesos... que me voy a tomarme un copete po. Y ¿quien se lo toma? Uno po... y después que hagai todas las weás ¿quíen la cagó? el weón que la hizo: uno po. ¿Se me nota mucho que ando raja? Siempre tienen que decir 'Sí', porque así son los amigos. Es que a uno le tienen que decir, cuando le preguntai a los aconocidos, a los amigos, te dicen sí y si la cagai, no te vamos a defenderte. Cuando te dicen sí, andai curao, es anda a hacer las weás que querai tu, no metai a nadie... ¿me entendí o no? Me disculpan, me voy a tomarme un copete porque me quiero tomar un copete... porque yo soy curaíto.

Los Vilos Non Stop

Finalmente, fui a la playa. No con quienes iba a ir inicialmente ni tampoco a lo que iba a ir inicialmente. Ja! Sabado 07am, sin haber dormido desde la noche del jueves, partimos al terminal con Franco y, tras un breve diálogo con un chófer conseguimos subir las bicis al bus. No haber dormido en toda la noche sirvió para quedarnos dormidos todo el viaje y, llegar así de un pestañeo, a Los Vilos. La aldeíta, estaba ahí, igual que siempre, con los mismos negocios atendidos por sus dueños (onda, Mi viejo álmacen de Chancho en piedra). Llegamos a la casa, tras un rato de pedaleo y con el cuerpo medio cortado. De ahí, abrir las ventanas, barrer un poco, dar la luz, el agua y el gas y luego cocinar fideos (en cantidad obcena). Acto siguiente fue cada uno a ordenar su cama y a echarse cual oso hibernando de manera miserable, cubiertos con escasas frazadas y algo retorcido. Cuando despertamos (tipín 21hrs) tuvimos la terrible disyuntiva de si seguíamos comiendo o si salíamos a andar en bicicleta, que fue lo que finalmente decidimos. Ahmm... era ese el primer día. Pero, que lata, no contaré todo día a día, así que a continuación me limitaré a enumerar cosas:
1- En vacaciones de verano en Los Vilos anda igual poca gente; en vacaciones de invierno, muy poca gente; y, en invierno, sin ser vacaciones, demasiada poca gente.
2- El Chuña, el conocido personaje vileño (buscar Chuña en YT) responde a un patrón de muchos habitantes de la comuna... en los casi diarios pedaleos nocturnos (entre 2am y 6am) vimos a más de diez Chuñas, lo que me hace pensar que no sería incorrecto poner a la entrada de Los Vilos un letrero grande y luminoso que diga "Bienvenido a Los Vilos, tierra de Chuñas".
3- Por cierto... no vimos al Chuña =(.
4- Pero si establecimos contacto con un homo chuñen, que se presentó como Ávalos y que ansiaba un cigarro (que accedimos a convidarle)
5- Se puede sobrvivir 6 días sin comer carne, leche, verduras ni legumbres. Sólo cereales.
6- Fumar con narguile (pipa de agua), en la playa... es genial. Lo es.
7- No cambiarse una camisa en tres días (dormir, andar en bici, etc) puede provocar que ésta huela a homeless.
8- Los sillones, al ser puestos al fuego producen fogatas. En serio.
9- Si bien no fue un paseo de carrete y distorsión drogadicta... fue genial, descansé mucho y llegué muy relajado.

Ahora las fotos.

Fideos en cantidad obcena
N A D I E
Sillón en llamas
Galletas panecillos "estufeados" (como horneados, pero en la estufa)

Narguile (el paño verde no es un babero, lo uso para protegerme la cara cuando ando en cleta ¬¬).

== Más fotos ==
(ver carpeta 'Los_Vilos')